sábado, 23 de agosto de 2008

Cierras los ojos y la vida sigue dando vueltas sobre si misma.
Los abres y los bancos donde nos sentábamos ayer se proyectan contra nosotros ahora en tecnicolor.
Solo una cerveza más, aguanta hígado, aguanta maltratado orgullo, ya llega la calma.
Déjate acariciar, la mano que controla el volante envuelve ahora tu rodilla y todo será en un segundo embriagador.

Mañana los espejos te devolverán agrietada tu imagen sobre un fondo de vapor. Alrededor suscribe con el dedo palabras que te den confianza

"Hoy puede ser un Gran Día, y mañana también”.

Se hace el silencio y observas tu imagen crucificada por aquella frase.
Recógete el cuerpo, introdúcelo todo dentro de la bañera, frótate los recuerdos con agua y jabón, a ver si salen de una vez por todas, que es de marca.
Bucea como si del mar se tratara, con su salitre y su calma, tal y como lo soñaste.

Dónde se habrán metido los peces, quizás el casero realquiló la estancia, quizás no pusiste el tapón que atrapa la marea.








Si te muerdes las uñas
yo me hago grande en un segundo,
te cojo a cabrito
y te llevo a la sombrita.

3 comentarios:

Angela dijo...

increible :)

Lara dijo...

El rojo se despereza. No sé si es dolor o sólo vida.
Un abrazo.

eilk dijo...

he estado quince días fuera y ni siquiera he tocado el libro de cabecera de García Montero... parece irrelevante y quizá incluso lo sea, pero es que es la forma más inmediata que se me ocurre de justificarme por comentar sin leer casi nada de lo que has escrito en esta visita. no me apetece demasiado últimamente leer cosas profundas, y ni siquiera escribirlas... pero te debía un saludo de hace tiempo ;)

besos