domingo, 7 de septiembre de 2008

Ahora sí nos damos cuenta
que la mente no alberga a la razón.
Cuando el cuerpo se expande,
se destila,
no hay experiencia que nos advierta
de lo despierto que se encuentra el corazón.

2 comentarios:

Lara dijo...

Despierto, para subir y bajar a empellones. Nada más vivir (con esos recuerdos de verano que cuentas más abajo).

Un beso niña!!

eilk dijo...

usted tb se expande en sus palabras cada día, llegando hacia mayores profundidades...

de nada, precisamente mis actualizaciones recogen las canciones por algo que expresan en un determinado momento :)

besos